“No se debe forzar el regreso a clases, se debe actuar en consonancia con lo que indica el área de Salud”

El regreso a alguna forma de clases presenciales, las características que las mismas tendrán y a qué población de estudiantes abarcará, son cuestiones que se siguen analizando durante las últimas horas y que han generado opiniones encontradas entre los diferentes actores de la educación.

Mientras se espera por la definición al respecto por parte del Ministerio de Educación de la Nación (la cual podría conocerse durante el día de hoy) La Opinión realizó diferentes consultas a gremios y docentes para conocer cuál es su posición al respecto.

La docente y ex concejal del radicalismo Marisol Basso contó cuál es su postura. “Como docente me preocupa mucho la situación que está pasando la Educación, es una situación muy compleja para toda la comunidad educativa (docentes, alumnos y familias), creo que va a traer muchas consecuencias negativas para todos. Si bien es una situación atípica, considero que con muchos cuidados y recaudos hay que pensar en elaborar protocolos y tratar, al menos, de que aquellos alumnos que no han podido, por diferentes razones, tener la continuidad pedagógica, los que egresan de cada nivel y los que iniciaban la escuela, en lo que falta del año hay que garantizarles desde las autoridades correspondientes el proceso de enseñanza-aprendizaje”, expresó.

En este análisis, agregó: “La educación debe ser uno de los roles fundamentales e indelegables del Estado junto con la Salud y la Seguridad, entre otros, por eso creo que es obligación del Estado garantizarla y que todos los ciudadanos tengan acceso a la misma”.

Condiciones y alternativas

Asimismo, Basso manifestó que “en estos casi siete meses de cuarentena debió haberse equipado y acondicionado a las escuelas para ello. Consultar a padres, alumnos, docentes, gremios y todos los actores de la Educación. Otra alternativa es que sea voluntario y cuidar a los docentes que puedan estar en la población de riesgo por alguna enfermedad preexistente con protocolos claros, cumplibles y que no sea el docente o las cooperadoras los que tengan que afrontar los costos para cumplirlos y con la posibilidad de, ante algún brote, cerrar”.

Por su parte, la directora de la Escuela de Educación Media 2, María José André, se mostró en desacuerdo con esta iniciativa. Ella comentó: “No estoy de acuerdo, creo que deberíamos priorizar la salud y tener certeza epidemiológica. Exponer a estudiantes y docentes a una situación de contagio es una cuestión política de presiones, sin pensar en la salud”.

Gremios

Por su parte, desde FEB Trenque Lauquen se opinó: “Como lo dijimos con anterioridad: son las autoridades sanitarias quienes recomendarán la vuelta a clases con los cuidados y condiciones necesarios de protección para toda la comunidad educativa. Estamos a la espera de lo que informe el Ministro”.

Asimismo, se fue preciso con que “es necesario que se analice cada caso, por distrito, localidad y por escuela”.

En tanto, desde Udocba Trenque Lauquen se coincidió con las palabras del secretario general de este gremio docente a nivel nacional, Miguel Díaz, quien expresó que la vuelta a clases “no es una decisión pedagógica sino sanitaria”.

Analizar las condiciones

Por último, Susana Martínez, secretaria general de Suteba Trenque Lauquen, expresó: “Considerando que estamos en el marco de una pandemia, son las autoridades sanitarias las que tienen que determinar si hay condiciones o no, según la situación epidemiológica de cada lugar, y será el área de Salud provincial, la que determine si se puede volver a la presencialidad. Volver a las clases presenciales es una necesidad y debe concretarse siempre que las condiciones sanitarias y epidemiológicas lo permitan. En este momento, cuidar la salud y garantizar el derecho a la educación deben ser prioridad, evitando propagar los contagios”. “Las autoridades sanitarias a nivel nacional y provincial son quienes deben determinar si hay condiciones o no. Bajo esa modalidad, se ha vuelto a la presencialidad, en varias provincias, cuando las condiciones lo permitían, pero algunas tuvieron que dar marcha atrás, por los niveles de contagio, como San Juan, Catamarca y Santiago del Estero. Por supuesto que, si las condiciones están dadas para volver a las clases presenciales, hay que llevarlas adelante. Pero si están las condiciones, de otra forma no es posible. No se debe forzar el regreso a clases, se debe actuar con prudencia y en consonancia con lo que indica el área de Salud”, sostuvo.

Por último, se señaló: “También debemos tener en cuenta que hay otras cosas que se deben hacer como garantizar más infraestructura escolar, más conectividad y computadoras para alumnos y docentes. En Europa hay un aumento de casos muy importante y en Argentina está pasando lo mismo. Debemos actuar con prudencia y tomar decisiones consensuadas en los distintos ámbitos de participación y con la comunidad educativa. Como así también, la vuelta a la presencialidad implica que se deben llevar adelante capacitaciones para docentes, auxiliares y familias acordando acciones para implementar los protocolos indicados que se prevean desde las áreas de Educación y Salud provincial”.