El ciclista que se confió demasiado antes de tiempo y perdió una clásica carrera en la línea de llegada

Julian Alaphilippe pensó que tenía todo controlado y levantó los brazos, pero fue derrotado en la línea de llegada por Primoz Roglic en la Lieja-Bastoña-Lieja.