Complejidad e incertidumbre en la elección de los EE.UU.

El nuevo escenario no modificará la intención de voto pero sí ha generado preocupación acerca de la capacidad del presidente de gobernar.