Mundos íntimos. Me sentí devastada al saber que mi marido tenía otra mujer. Pero ahora estoy feliz de ser la dueña de mi vida

Estupor. Él había creado un mundo paralelo durante tres años. Cuando la autora se enteró, le agradeció a la amante habérselo dicho: Me salvaste: es mejor la verdad, aunque duela, que mil mentiras.