La puerta más estrecha del mundo tiene casi 300 años y una sorprendente razón de ser

Está en el majestuoso Monasterio de Alcobaça, en Portugal. Mide 2 metros de alto por sólo 32 centímetros de ancho.