El Servicio Secreto se pregunta: ¿Quién nos protegerá de Trump?

Lo fundamental del trabajo es la voluntad de decir sí al presidente sin importar lo que pida. Eso significa someter la salud de un agente a los caprichos de un presidente contagioso.