Qué pasará cuando se termine el congelamiento

Cuando finalice el plazo que mantiene vigentes los decretos del Poder Ejecutivo Nacional que congelan o prorrogan compromisos de pago como alquileres, créditos y tarjetas, o cortes de servicios, los usuarios y consumidores deberán abonar el acumulado en estos períodos y para ello no hay en la actualidad un programa oficial que asegure que cada situación podrá ser resuelta.

“La gran pregunta es qué va a pasar cuando termine todo esto, y verdaderamente no hay respuesta, depende de las medidas que siga tomando el Poder Ejecutivo y Legislativo nacional con los contratos, o cómo los interviene, entre particulares y en los que están incluidos los consumidores, como servicios, tarjetas de créditos, préstamos, alquileres” planteó el Dr. Hernán Albisu entrevistado en el programa “La Letra Chica” que se emite por Radio Omega.

El abogado, especialista en defensa del consumidor, analizó la situación que hoy se plantea en dos grandes grupos, el de las relaciones o contratos entre particulares, y el de los particulares con empresas privadas o del Estado. “En alquileres hay más paridad de condiciones entre las personas que contratan, si lo comparamos con lo que ocurre cuando interviene una entidad financiera, una empresa de servicios públicos, una emisora de tarjeta de créditos. Pero no obstante eso, con los DNU el efecto jurídico es el mismo, por eso la incógnita es qué va a pasar cuando estas emergencias o decretos finalicen su validez y cómo se van a resolver las cuestiones jurídicas contractuales que deja esta pandemia, algunos arrastrados de la problemática que tenemos hace algunos años de pérdida de poder adquisitivo en los salarios sobre todo, lo que genera una diversidad de inconvenientes a los consumidores”.

Problema de todos

Pero esta situación “termina siendo un problema para las dos partes, para el usuario y para la empresa prestadora, porque estas últimas no van a poder salir a cobrar masivamente a millones de personas esos créditos, y van a tener que buscar una solución consensuada con consumidores, o con los colectivos de determinados grupos de usuarios y consumidores que puedan ayudar a poder cumplir de la mejor manera posible para todas las partes, porque judicializar toda esta situación es imposible” consideró el ex senador provincial.

Cuando el salario pierde poder adquisitivo, el trabajador debe salir a cubrir ciertas necesidades y no lo hace con ahorro, sino con deuda. “Algunos lo podrán hacer con un familiar o un amigo, pero la mayoría recurre a bancos y tarjetas de crédito, y obviamente eso hoy tiene sus efectos porque en muchos casos la gente perdió el trabajo o cobra menos, o le cortaron las horas extras, y eso genera un sobre endeudamiento que está muy por encima de las posibilidades de los trabajadores de cumplir con sus obligaciones” explicó Albisu.

En ese contexto, “hay que buscar una solución a eso, porque si uno tiene una mirada global de las cosas y el deseo de reactivar la economía, tenemos que ver que los consumidores tienen que entrar a un mercado de bienes y servicios en condiciones de poder efectuar sus pagos y adquirir lo necesario para una vida digna” afirmó el abogado bahiense radicado en Trenque Lauquen.

Nueva legislación

En otro pasaje de la entrevista, Hernán Albisu consideró necesario un cambio de legislación urgente, ya que en la actualidad “una persona en deuda por el motivo que fuere, y que no puede enfrentar sus pagos, la Justicia lo trata como si fuera una empresa o comercio, porque le aplica la ley de Concursos y Quiebras, que no está pensada para la persona física de este momento”.

En ese marco, el ex titular de la oficina local de Defensa del Consumidor, remarcó la necesidad de “modificar ciertas leyes, pensando en esta situación”. “Si pensamos que los concursos y quiebras son mecanismos costosos y engorrosos para el consumidor, hay que buscar otro mecanismo para pagar las deudas, que mayormente son de crédito que se usa para cubrir hoy las necesidades diarias”, dijo.

Por último, adelantó que se trabaja a nivel nacional en un proyecto de modificación del código de Defensa del Consumidor. “Incluye estas cuestiones, y una que es central, es el sobre endeudamiento de los consumidores, y la forma de buscar un mecanismo legal como una especie de ley concurso o quiebras para consumidores, que sea un mecanismo ágil y le permita a las personas sentarse a buscar una solución con las empresas, que sea un sistema de pago de obligaciones que no implique embargo o alguna medida forzada, y le permita continuar sin dejar de tener lo mínimo e indispensable para tener una vida digna” concluyó Albisu.