“¡Queremos flan!”

La frase fue instalada el año pasado por el actor y humorista argentino Alfredo Casero para defender al gobierno del ex presidente Mauricio Macri cuando arreciaban las duras críticas hacia su gestión.

Pero, más allá de esto último y de las controversias lógicas surgidas en todo gobierno, quien esto escribe considera que no hay que politizar ninguna comida. Ni el flan ni el choripán lo merecen. Simplemente, hay que disfrutarlas y valorarlas por su exquisitez y sólo por eso.

Mire sino la foto que acompaña este texto y atrévase a decir que no le “entraría con ganas” a este tradicional postre el cual es mucho más rico acompañado por una buena cantidad de dulce de leche. Desde este pequeño escrito, un simpático consejo: entréguese al disfrute del arte culinario y deje la política para otro momento.