Desde la SRTL aseguran que la baja de retenciones sería una medida “muy positiva” no solo para el agro

El Gobierno nacional anunciará en las próximas horas una baja provisoria de las retenciones a la soja del orden del 3%, en busca de seducir al campo para que liquide los más de 18 millones de toneladas de granos que, estiman, guarda de la cosecha pasada. La medida incluiría un guiño al sector de la ganadería, más castigado: podrían reducir hasta 4 puntos los derechos de exportación de manera permanente.

Las versiones acerca de la medida generaron buenas expectativas en el sector agropecuario local. Así lo indicó el presidente de la Sociedad Rural de Trenque Lauquen, Matías Pereda, quien de todas maneras se mostró cauteloso ya que aseguró que hay que esperar hasta que el anuncio sea “oficial”.

Además el dirigente confirmó que producto de la pandemia de coronavirus no se llevará a cabo la tradicional exposición anual de la entidad rural trenquelauquense.

“Fomenta la producción”

En diálogo con La Opinión, Matías Pereda se refirió a la posible baja en las retenciones a las exportaciones que el gobierno nacional anunciaría en breve y señaló que “por el momento son versiones. Pero de todas maneras una baja de retenciones sería una medida muy positiva”. “Porque consideramos que la baja de cualquier impuesto fomenta la producción e indirectamente el empleo genuino. Así que las expectativas son buenas y en el caso de que finalmente estos anuncios se concreten van a ser algo positivo no solo para el sector agropecuario”, afirmó.

Sin embargo el dirigente indicó que “todavía son versiones, y hay que esperar a ver si finalmente sucede pero en primera instancia se cree que de concretarse es algo positivo”.

Anuncio

Cabe remarcar que la principal medida que anunciaría el Ejecutivo nacional sería una baja del 3% en las retenciones a la soja, por tres meses a partir de octubre. De este modo, los derechos de exportación de la oleaginosa bajarían al 30% hasta fin de año. Según calcula el Gobierno, a valores actuales -los más altos en meses-, si se liquidaran las 18 millones de toneladas que se estima se encuentran aún en manos de los productores podrían ingresar al país casi 7.000 millones de dólares.

También se especulaba con un incremento de las tasas de interés, como un incentivo para la liquidación de los granos. Es que mayormente los productores venden cuando necesitan capitalizarse o encarar una nueva campaña, mientras que el resto de los granos lo guardan como “reserva de valor”, frente a la depreciación del peso.