Hermetismo, egos, presiones y el enojo de Cristina, detrás del voto de la Corte

Highton firmó un proyecto de voto de Lorenzetti, Rosatti y Maqueda. Mientras que Rosenkrantz suscribió un voto concurrente pero en el mismo sentido consensuado. Todo a través de un Zoom.