Lo espectáculos de Barrio Alegre están “casi descartados” para el nuevo Abono Insuperable

Como era previsible en el marco de la pandemia por Covid-19 y las medidas de seguridad e higiene adoptadas para evitar su propagación, los tradicionales y multitudinarios espectáculos que el Club Barrio Alegre incluía cada año en su Abono Insuperable están hoy prácticamente descartados de cara a su nueva edición.

Así fue expresado por el presidente de la institución, Miguel Reparaz, quien explicó que el nuevo Abono, que será presentado de manera oficial en el mes de noviembre, aún está siendo estudiado y “sin dudas va a tener características distintas a las anteriores ediciones ya que no hay que ser muy inteligente para darse cuenta que hay una cantidad de cosas que no se pueden hacer y que eran tradicionales de este Abono”. “Así que vamos a hacer lo que podamos”, dijo antes de agregar que “va a seguir el sistema de Abono con sus beneficios porque algunas cosas van a continuar haciéndose, pero, lógicamente, hay otras que no”.

Imposible

En este punto, Reparaz informó que, con respecto a los shows que todos los años tienen un gran poder de convocatoria de personas y familias de toda la región “este año es casi imposible poder realizarlos por lo que se ha hablado y analizado con los representantes de los artistas”. “Tampoco sabemos si al final del Abono los vamos a poder hacer porque nadie tiene certeza de qué va a ocurrir con todo esto. Es una disyuntiva, pero, de acuerdo a lo que hemos hablado con los representantes de los artistas, vemos muy difícil su realización. Desde el punto de vista económico convendría hacerlos, porque hoy están todos los espectáculos mucho más baratos, pero es porque no hay demanda. Pero nosotros casi los tenemos descartados”, expresó.

El dirigente recordó que “en Europa, con los meses que esa región del mundo nos lleva con la pandemia, no hace mucho se hizo un espectáculo con corralitos en los cuales entraban cuatro personas”. “Si queremos aplicar algo similar acá, nosotros necesitamos diez canchas para meter a la gente y 2 mil metros de caño para poder hacerlo. Pero allá es otra realidad y lo han podido hacer. De todas maneras, esa experiencia fue una novedad y duró muy poco”, analizó, marcando el complicado panorama que se vive.