Por miedo al coronavirus, un equipo alemán mantuvo distancia social y ¡perdió 37-0!

Solo siete futbolistas se presentaron a jugar porque su rival había estado en contacto con un caso positivo de otro club en el partido anterior.