Mundos íntimos. En casa me ocultaron que mi papá tenía cáncer. Me enteré cuando la maestra pidió una plegaria por él.

No a la muerte. Los padres le dicen al autor que usaron el silencio porque no podían pensar en el peor desenlace. Curiosamente, tiene buenos recuerdos de esa época, como si reinara una gran concordia.