Andrea Lluch: «Me bajé porque tuve que asumir la banca de concejal y no corresponde ser funcionario y tener un cargo partidario»

La pehuajense dialogó con NOTICIAS para explicar el motivo por el cual no presentó su lista para presidir el comité local de la Unión Cívica Radical y competir en una interna con la lista que encabeza Graciela Agostinelli y que quedó como lista única este año. Lluch dejó en claro que no se trata de una lista de unidad, y que la decisión de bajar su lista fue por “incompatibilidad” ya que se encuentra ocupando una banca como concejal en el Honorable Concejo Deliberante de Pehuajó, reemplazando a la edil Cruz Ferri.

– ¿Por qué razón finalmente desististe de la presidencia de la UCR?

– Es una cuestión de respeto a las normas que nos rigen como partido. Nuestra carta orgánica establece incompatibilidades. Tuve que asumir la banca de concejal y no corresponde ser funcionario y tener un cargo partidario. Más allá de que de hecho no se viene cumpliendo, las normas están y mientras no se reformen hay que darles cumplimiento. En el 2016 tomé la misma decisión… me baje de una lista porque me tocó asumir la banca en reemplazo de Gerardo Bianchi. Estoy convencida de haber hecho lo correcto. Fue una decisión personal y respetada por el grupo de trabajo pero obviamente todos quedaron en libertad de acción. El hecho de que yo decidiera no presentarme como candidata no podía de ninguna manera dejar a quien quisiera participar afuera.

– Hay un contexto muy especial por la pandemia. ¿Creer que el afiliado radical responderá de todas maneras a la convocatoria que implica una elección interna?

– Hay dos tipos de afiliados. El militante, que vive todo con una intensidad distinta, y el que nos vota, el que va a veces a alguna convocatoria… ese creo que no está pensando en la interna, es más, les provoca hasta cierto fastidio. Están con preocupaciones del día a día que no tiene que ver con lo partidario pero si con su salud física y económica.

– ¿Qué rol crees que el radicalismo debería tener dentro de Juntos por el Cambio en el proceso que viene hacia adelante?

– El radicalismo tiene una gran responsabilidad. Debe ser garante del respeto a las instituciones y le corresponde actuar en consecuencia. Tiene la obligación de aportar sus mejores elementos. No hay lugar para narcisismos. Debemos acercar al frente un proyecto de país viable, sostenible y realizable. Ocupar un lugar de decisión con peso dentro de Juntos por el Cambio pero, te repito, eso se consigue no con chapa de antigüedad, sino con ideas y capital humano idóneo.

– Muchos dudaron de la continuidad de la Coalición después de la derrota electoral. ¿Cómo ves que están funcionando hoy?

– El 41% que votó a Juntos por el Cambio nos obligó a mantenernos unidos, con muchísimas demandas y críticas, pero confiando en que somos quienes representamos sus intereses. En Pehuajó funciona muy bien y con objetivos claros. Con disidencias que se charlan, se evalúan y las acciones salen del consenso…

– En lo personal ¿Vas a seguir trabajando desde lo partidario, o está decisión de no ir por la presidencia implica que te estás corriendo de ese lugar?

– De ninguna manera me corro de ningún lado. Sigo trabajando desde lo partidario. Seguimos trabajando con el grupo para fortalecer al partido, recuperar la confianza de muchos afiliados que se alejaron. Apostamos a lograr un partido moderno, abierto, de cara a las elecciones del año próximo dónde debemos, cómo te dije antes, aportar cuadros competentes, idóneos y con vocación de servicio. Vienen tiempos complejos dónde debemos tener la capacidad de contener y dar respuestas concretas que le sirvan a la gente para mejorar su calidad de vida y, por sobre todo, generar acciones para que la sociedad se proyecte y se realice. La elección del 2017 fue la última lista que integre, por lo que ahora es hacer lo mejor desde la banca. Y en lo exclusivamente partidario, en el 2022 está una nueva oportunidad y ahí nos encontrará con nuestro grupo de trabajo. No es una posibilidad que me corra de la política.