Defendiendo nuestras fuentes de alimentos locales.

¿Qué está sucediendo con la carne en Colonia Seré?, ¿intentar blanquear su distribución no
es una medida que tiene más perjudicados que beneficiarios?
Muchos de los marcos legales que tienen que ver con la producción, distribución y
comercialización de alimentos tienen que ver con procesos industriales que sólo pueden ser
cumplidos por las industrias. De esa manera, adherirse a ellos significa atentar contra todo un
sistema alimentario artesanal, que tiene ya muchos años y que de ninguna manera significa
que su calidad sea menor o que ponga en riesgo la salud de los consumidores.
Ejemplos de esto sobran en nuestras comunidades: todos consumimos miel, carnes de
distintas especies, verduras, verduras, frutas, huevos, conservas y otros productos que –a
nivel interno- se manejan en el nivel informal. ¿Significa eso que son de menor calidad? La
respuesta es NO.
¿Tiene que ser La Serenísima quién certifique la calidad de la leche que consumimos? No, la
leche que sale de los tambos de la zona es de buena calidad y con un adecuado proceso de
hervor la podemos consumir de forma segura.
Por consiguiente: ¿Tiene que ser un frigorífico el que garantice la calidad de la carne que
comemos? No. Desde siempre se ha consumido carne en nuestra localidad que proviene
–por así decirlo- de carnicerías informales sin que eso genere ningún riesgo sanitario.
El intento de formalizar la comercialización de carne sólo tiene entonces el objetivo
unipersonal de concentrar el mercado de la carne en Colonia Seré. Es una medida con muy
pocos beneficiarios y más de 900 perjudicados. Aún más si consideramos que esta medida ya
ha impactado en los pueblos del distrito.
La carne va a tener un sellito azul de “calidad” pero…
 Quedará gente local con sus fuentes de ingresos comprometidas (pequeños
comerciantes, carniceros, productores ganaderos de pequeña escala).
 El precio de la carne indefectiblemente va a subir.
 Se comprometerá la autonomía alimenticia de la comunidad al pasar a depender de
carne foránea.
 Se comprometerá el acceso a la carne en aquellos días en los que no pueda arribar el
camión.
 El hecho de vivir lejos de vías asfaltadas y con un mercado consumidor chico hace
que todas las mercancías tengan en los pueblos un recargo que puede ascender
hasta el 20 o 30 % del precio respecto de las ciudades cercanas. Una medida de este
tipo complica aún más la permanencia de la gente en los pequeños pueblos ya que
encarece el cotidiano.
 Hoy hablamos de carnes, pero en la misma situación puede haber pequeños
productores de alimentos sanos y variados que pueden ver mañana afectado su
trabajo. Se me ocurre ahora hablar de pequeños productores familiares de miel y
derivados, huevos, conservas de frutos de estación, bebidas, verduras, chacinados,
repostería y cocina casera, quesos…..En fin, toda la mesa de la familia.

Ante esto, se hace un llamado a la sensatez del estado municipal. No es con decomisos de
comida en buen estado como debería actuarse sino generando mecanismos de aplicación
local para asegurar la producción, el trabajo, la calidad y la soberanía alimentaria de toda la
población. Conscientes de que los marcos regulatorios existentes pueden funcionar en otras
escalas; pero no dentro de nuestros patrones sociales, económicos y culturales. En tal caso
habrá que generar otros.
Como opción, siempre nos queda llenar nuestros freezer carneando en el campo y criando
nuestros pollos y lechones, en forma artesanal. La carne es de nuestros alimentos básicos, no
puede haber ley ni intereses particulares que nos impida el acceso a ella…

Ultimos comentarios

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*